Cinco hábitos que multiplican la seguridad vial

Cuando se habla de accidentes de tránsito siempre se reitera la importancia de evitar el alcohol o las drogas en general, de respetar los límites de velocidad o de estar atentos al buen estado del vehículo. Ciertamente todo ello es crucial para reducir los riesgos al volante, pero existen además ciertos tipos de conductas preventivas y no tan conocidas que también son fundamentales.

Varias de ellas se resumen en el llamado “Método Smith” de manejo defensivo. Como verás, son de mucho sentido común y se basan en la necesidad de conducir con un mayor estado de conciencia en relación a todo lo que nos rodea:

  • MIRA HACIA ADELANTE: tendemos a fijar la atención en nuestro entorno más inmediato. El objetivo es que siempre podamos divisar claramente aquel lugar o situación en que estará nuestro vehículo 15 segundos más tarde. De alguna manera, es tratar de “ver el futuro” y tener siempre el margen de tiempo para reaccionar y evitar un accidente.

 

  • TENGAMOS UNA VISIÓN LO MÁS COMPLETA POSIBLE DEL ENTORNO: además de mirar hacia adelante, hay que estar conscientes de lo que ocurre a los lados del vehículo e incluso atrás gracias a los retrovisores, siempre atentos para identificar comportamientos temerarios o erráticos de otros conductores.

 

  • MANTÉN TUS OJOS EN MOVIMIENTO: acostúmbrate a pasar continuamente la mirada de uno a otro punto de atención, incluyendo los distintos retrovisores, sin detenerte nunca demasiado tiempo. Este hábito, además de brindarte oportunamente información del entorno, te ayudará a mantener el necesario nivel de alerta.

 

4.-DEJA SIEMPRE UNA SALIDA: además de ganar tiempo para reaccionar a los imprevistos, también necesitamos espacio. Siempre que sea posible, mantén a tu alrededor la distancia necesaria para contar con una vía de escape.

 

5.-HAZTE NOTAR: Haz todo lo necesario, dentro de las normas, para que los demás adviertan tu presencia. Usar tempranamente las luces de freno, por ejemplo, es una manera de llamar la atención de aquel que va detrás de ti. Y lo mismo puede ocurrir al usar las luces altas o la corneta ante alguien que viene de frente y muestra un comportamiento anómalo.

 

Nunca olvides que conducir un automóvil implica siempre una gran responsabilidad: hagamos todo lo que esté en nuestras manos para evitar accidentes.

Previous Post
Newer Post

Leave A Comment

Escribanos al Whatsapp