Cuidado con los envenenamientos en casa

A menudo se nos olvida, pero es un hecho que nuestro hogar es el depósito de toda una variedad de sustancias que pueden provocar envenenamiento a través de ingesta, inhalación o absorción.

Hablamos principalmente de plaguicidas, medicamentos, solventes y detergentes que son potencialmente mortales, en especial para niños menores de 10 años o adultos mayores. Además de los menores y los ancianos, las mascotas también están entre las víctimas más frecuentes.

La recomendación es mantener todas esas sustancias verdaderamente fuera del alcance, siempre en sus envases y con sus etiquetas originales, bien cerradas y bajo llave. Esta última condición, por cierto, es la que lamentablemente menos se cumple.

Un error muy común es almacenar estos productos en botellas de bebidas aptas para el consumo, por ejemplo las de agua o refrescos, creando así las condiciones para que una persona inadvertidamente las ingiera y se envenene.

Más concretamente, entre los productos comúnmente involucrados en envenenamientos domésticos están:

  • Desinfectantes para baños y cocinas, incluyendo blanqueadores.
  • Limpiadores de desagües, pinturas y pegamentos.
  • Anticongelantes para autos o líquido para limpiar parabrisas.
  • Medicamentos y cosméticos para el cabello y las uñas.
  • Aerosoles y cebos para insectos rastreros.
  • Repelentes de mosquitos.
  • Venenos para roedores.
  • Productos para jardinería.
  • Productos antipulgas y baños desinfectantes para mascotas.
  • Productos químicos para piscinas.

Sigue estos consejos:

Además de almacenar bien cada producto, siempre es conveniente que leas sus etiquetas y sigas cualquier instrucción específica.

Mientras los uses, nunca desatiendas pesticidas y otros productos químicos, incluso durante una llamada telefónica o cualquier otra interrupción. Al terminar asegúrate de guardarlos apropiadamente.

Insistimos: nunca trasvases productos a envases que puedan ser confundidos con alimentos o bebidas.

Redobla precauciones al aplicar pesticidas, siguiendo las instrucciones y teniendo especial cuidado con niños, ancianos y mascotas. No adquieras ni uses pesticidas artesanales.

Si alguien en tu hogar sufre un envenenamiento, busca de inmediato ayuda médica y no apliques técnicas o suministres supuestos remedios sin supervisión facultativa.

Previous Post
Newer Post

Leave A Comment

Escribanos al Whatsapp