En plan detox

Bajo el término “détox” suele hablarse de métodos de alimentación que se refieren a la desintoxicación del cuerpo, por ejemplo con jugos depurativos y otros recursos para proveer al cuerpo de los nutrientes que necesita para trabajar adecuadamente. ¿Quién no se ha excedido alguna vez en Navidad o durante unas vacaciones? Así es: no es raro que se nos pase la mano en el consumo ultra exagerado de calorías, y son muchos los que se proponen enmendar rápidamente la situación. La mala noticia, según los expertos, es que la recuperación no es ni debe ser tan rápida como quisiéramos.

Nada de suprimir comidas o emprender dietas violentas sin supervisión de un nutricionista, ni tampoco querer eliminar los “rollitos” ganados con una rutina de ejercicios súper intensa a la que no estamos acostumbrados.

Hay que tener paciencia y comenzar por lo que dicta el sentido común: volver a una dieta equilibrada y retomar la actividad física al ritmo conveniente. Si la ingesta en las reuniones navideñas o durante un viaje nos dejó dos o tres kilos de más, la mayoría de las personas podrán volver a la normalidad en unas 6 u 8 semanas.

Empecemos por sacar del juego los dulces y grasas innecesarias, y hagamos la lista para la compra de alimentos dándole un gran peso a las frutas y verduras: preparemos jugos verdes o frutales que nos ayuden a la digestión. Desechemos todas las bebidas azucaradas y no olvidemos ingerir 1,5 a 2 litros de agua diaria. Pensemos no solo en lo que comemos, sino en cómo lo cocinamos: busquemos recetas que involucren vapor, plancha y guisado en lugar de frituras. Planifiquemos las cinco comidas recomendadas, donde, además de desayuno, almuerzo y cena todos moderados, tengamos dos “tentepiés” saludables a media mañana y media tarde, con fruta, yogurt o frutos secos.

Pongamos freno a los hidratos de carbono, reduciendo el pan a una media barra consumida antes de mediodía y achicando las raciones de arroz y pasta. Nunca olvidemos las proteínas que nos ofrecen las carnes preferiblemente magras, pero incluyamos las de origen vegetal que nos dan las legumbres. Moderemos el consumo de sal, ayudándonos con el mayor uso de hierbas y especias. Y repetimos: Muchos vegetales, en especial los ricos en fibra que además de todo su aporte nutricional tienen un efecto saciante.

De resto, mantener el ejercicio físico que, para la mayoría de las personas, debe ser de al menos 30 minutos diarios.

Todo, por supuesto, sujeto a tus particularidades y a la opinión de tu médico, en especial si sufres enfermedades como diabetes, patologías renales o hepáticas o alteraciones tiroideas.

Previous Post
Newer Post

Leave A Comment