Equilibra tu salud… con vitaminas

Tu cuerpo necesita que consumas vitaminas para lucir bien por fuera y funcionar correctamente por dentro. Descubre qué hacen las vitaminas por ti y dónde puedes encontrarlas.

 

Para tener vitalidad o energía consume vitaminas del complejo B (B1, B2, B3, B6 y B12) comiendo carnes rojas, aves de corral, pescados, mariscos, aguacate, papas, plátano y  huevos. Te ayudan en la producción de glóbulos rojos, así como en el buen funcionamiento del sistema nervioso central.

 

Para huesos y dientes sanos necesitas vitamina A, presente en la yema del huevo, zanahorias, auyama, ají, espinacas, lechuga, brócoli, tomate, espárragos, durazno, melón, lechosa y mango, entre otros. También ayuda a tus huesos la vitamina D que el cuerpo sintetiza a través de la exposición solar de 10 a 15 minutos al menos 3 veces a la semana, pero que además puedes consumir en pescados grasos, en el aceite de bacalao y en lácteos como yogurt y queso.

 

Para una piel radiante y sin arrugas, nada mejor que las vitaminas C y E que son excelentes antioxidantes y ayudan a mantener sanas las células de los tejidos. Las frutas cítricas, tomates, coliflor, repollo y papas son ricas en vitamina C; el aguacate, la lechosa y el mango, contienen mucha vitamina E; y en el brócoli, espinaca y espárragos hay gran cantidad de estas dos vitaminas.

 

Ser creativo es clave…

  • Crea tu propio menú polivitamínico. Además de ayudarte a organizar tus comidas, estarás garantizando el consumo de todas las vitaminas que necesitas por día.
  • Escoge un tipo de carne para cada día de la semana (recuerda incluir pescados) así obtendrás vitaminas del grupo B, A y D con distinto sabor cada vez.
  • Una ensalada de frutas frescas que incluya naranja, lechosa, durazno, melón, mango y fresas, además de refrescante es una buena fuente de vitaminas A y C. Si añades yogurt y licuas, estarás consumiendo también vitamina D pero en merengada.
  • Organiza una comida temática entre amigos. Por ejemplo, una comida a la mexicana con tacos te aporta todo lo bueno del tomate, la lechuga, el aguacate, la cebolla y la carne roja.

 

Opciones para   consumir naturalmente las vitaminas son muchas, pero si aun así para ti es difícil organizar un menú, apóyate en los multivitamínicos. Una dosis diaria suele ser aconsejable para suplir las carencias, pero recuerda consultar a tu médico para que te indique lo más conveniente para ti.

 

Previous Post
Newer Post

Leave A Comment

Escribanos al Whatsapp