Esos felices (y difíciles) primeros días…

Pocas alegrías tan grandes como la de recibir a un bebé en casa, pero la felicidad viene lógicamente acompañada de mucha ansiedad por la salud de un ser que nos resulta tan frágil. ¿Exageramos con nuestras preocupaciones? Pues siempre puede haber algún papá o mamá demasiado aprehensivo, pero lo recomendable es estar muy atento y acudir al especialista tanto como sea necesario.

Hoy te compartimos una pequeña guía con algunos de los principales signos que deben llamar nuestra atención:

 

Llanto

Todos los bebés lloran, pero tanto el llanto inconsolable y prolongado como el débil, deben ser informados al médico.

 

Respiración

Cuéntale al doctor sobre cualquier irregularidad o dificultad que notes en la respiración del bebé. Pausas prolongadas por más de 20 segundos o, por el contrario, una frecuencia superior a las 60 respiraciones por minuto, son signos que el médico debe evaluar.

 

Temperatura

Superar los 38 grados de temperatura es motivo urgente para consulta y atención médica. Lo contrario, la hipotermia, también debe ser vigilada. Si notas frías las extremidades o si registras una temperatura menor a 36 grados igualmente debes buscar apoyo. Si el bebé comienza a convulsionar o a tener temblores, la atención es aún más urgente.

 

La piel

El bebé puede presentar en su piel coloración azulada o amarilla, o también palidez. Cada una puede dar lugar a diferentes diagnósticos. Además, puede haber manchas o pigmentaciones que en su mayoría son benignas y a menudo desaparecen por sí solas. Si surgen de manera repentina o acompañadas de otros síntomas, debemos informar de inmediato al médico.

 

Vómitos

Pequeños vómitos posteriores a la alimentación son normales y frecuentes, pero si son explosivos, continuos o abundantes pueden provocar deshidratación y es necesario investigar las causas. El color, contenido y cantidad serán útiles para precisar el diagnostico.

 

Abdomen

La distención del abdomen es un signo que el pediatra debe observar, pues puede estar asociada a un proceso de obstrucción u otros trastornos digestivos.

 

Heces

Estemos atentos a deposiciones muy frecuentes o acuosas, y muy especialmente a la presencia de sangre.

 

Cordón umbilical

Enrojecimiento, inflamación, pus o algún olor desagradable son todas señales que ameritan consultar al pediatra.

 

Orina

El color normal es el amarillo claro. Su oscurecimiento puede indicar deshidratación. A veces se aprecian manchas naranjas en el pañal: son cristales de urato normales en los primeros días y deben ir desapareciendo. Hay que estar atentos a una reducción significativa del volumen de orina y, por supuesto, a manchas de sangre.

 

Fontanelas

Cualquier hundimiento o abultamiento anormal de las fontanelas requiere observación médica. Pueden ser signos de deshidratación o de cierto tipo de infecciones.

 

Peso

Durante los primeros días es corriente que el bebé pierda peso, en torno a un 6%, que usualmente recupera en las primeras dos semanas. De resto, tu pediatra te indicará si el bebé gana peso con normalidad.

 

Previous Post
Newer Post

Leave A Comment

Escribanos al Whatsapp