No hagas “oídos sordos” a estos consejos…

El oído es obviamente fundamental para la vida y, entre todos los sentidos, es el que juega el papel más determinante para comunicarnos entre los seres humanos. Sin embargo, es muy frecuente que lo maltratemos y no le prestemos los cuidados que merece.

Aquí te compartimos algunos buenos consejos:

  • Evita permanecer tiempos prolongados con distintos aparatos sonoros o ruidosos funcionando a la vez.
  • Al escuchar música mantén el volumen por debajo del 60%, en especial con auriculares. No uses estos últimos por más de una hora al día.
  • Si trabajas en un ambiente ruidoso utiliza protección auditiva.
  • Nunca introduzcas objetos en tus oídos, lo que incluye los hisopos o bastoncitos de algodón que tradicionalmente se han usado para limpiarlos. Lo mejor es utilizar agua y jabón, sin nunca ser invasivos. Un sabio dicho afirma que “los oídos se limpian con los codos”.
  • Ciertos retrasos en el aprendizaje o el habla de los niños pueden tener relación con problemas auditivos. Acude al especialista para descartar esa posibilidad.
  • En conciertos o discotecas procura guardar la mayor distancia posible de los altavoces.
  • Es recomendable utilizar tapones al nadar en piscinas.
  • La cera de los oídos es natural y sana: nos protege de infecciones. Tratar de eliminarla por completo no tiene sentido.
  • Si tu trabajo exige muchas horas al teléfono, recuerda alternar entre el oído derecho y el izquierdo, y procura no presionar mucho contra la oreja.
  • Extrema las precauciones cuando sufras cualquier resfriado o gripe. Pueden acarrear infecciones en el oído que, si son descuidadas, pueden provocar pérdidas de audición.
  • Toma precauciones en situaciones de mucho viento, por ejemplo al conducir a alta velocidad, pues se pueden producir inflamaciones en el oído.
  • Ante cualquier molestia o si notas pérdida auditiva, no te auto-mediques y acude a un especialista.
  • El agua oxigenada, los aceites minerales y las soluciones salinas no son buenas para la limpieza de los oídos.
  • Si se te forma un tapón de cerumen acude a un médico para que lo elimine. Al hacerlo por tu cuenta puedes provocar daños severos.
  • A partir de los 50 años es aconsejable chequear con mayor regularidad tus oídos. Si sufres de hipertensión, diabetes o colesterol alto, se sugiere una revisión cada seis meses.

 

Previous Post
Newer Post

Leave A Comment

Escribanos al Whatsapp