Ponle corazón a tu salud

¿Sabías que casi una de cada tres muertes en el mundo es producto de alguna enfermedad cardiovascular? Son la principal causa de fallecimiento en todo el planeta y se calcula que más de 500 millones de personas sufren ese tipo de dolencias. La buena noticia es que en su inmensa mayoría no se deben a un agente patógeno, sino a la combinación de diversos hábitos que podemos cambiar y, sobre todo, inculcar a nuestros hijos.

La buena alimentación, el ejercicio físico adecuado a cada persona, el descanso suficiente y mantenernos libres del tabaquismo están entre los factores cruciales para cuidar ese extraordinario “motor” de nuestro cuerpo.

Es por estas razones que se ha declarado el 29 de septiembre como Día Mundial del Corazón: una fecha dedicada a promover todo aquello que preserve nuestra salud cardiovascular. Este año tuvo especial significación por todo lo que implica la pandemia del COVID-19. Las enfermedades del corazón constituyen un factor de riesgo que incrementa la posibilidad de complicaciones para los afectados por el virus. Además, el monitoreo y tratamiento tan importantes para los cardiópatas se ha visto seriamente afectado por las limitaciones de movilidad y el miedo al contagio.

Algunos buenos consejos:
• Que no falten frutas y vegetales en tu dieta diaria. Se recomiendan al menos 5 porciones, que pueden ser de alimentos frescos, pero también valen congelados, enlatados o deshidratados.
• Controla el consumo de sal, azúcar y grasas saturadas. Recuerda que los alimentos procesados a menudo tienen un alto contenido de esos componentes.
• Chequea tu salud cardiovascular e incorpora el ejercicio físico a tu vida cotidiana. Se recomienda media hora de actividad moderada al menos 5 veces por semana.
• Si eres adicto al tabaco infórmate y busca apoyo para asumir un cambio fundamental para tu salud.
• Vigila tus niveles de glucosa en sangre, la presión arterial y los niveles de colesterol.
• Procura dormir un mínimo de siete horas al día: se ha determinado que este buen hábito reduce hasta en un 65% el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Previous Post
Newer Post

Leave A Comment