Vacúnese contra los “fakes” de las vacunas

El histórico esfuerzo de la ciencia por brindarnos una herramienta eficaz contra el Covid-19 se enfrenta a una verdadera ola de especulaciones, mentiras o medias verdades que inundan la Internet. Aquí te damos algunas claves para no “contagiarte” del peligrosísimo virus de los “fakes” sobre las vacunas:

“Se desarrollaron a las carreras y sin seguir los protocolos”

La velocidad con que se han diseñado y producido las vacunas se debe a un esfuerzo económico, logístico y científico sin precedentes. Eso hizo posible que se cumplieran todos los protocolos y fases habituales de una forma acelerada pero muy rigurosa. Los resultados de los estudios son públicos, contrastados y reconocidos por los expertos.

 “Pueden enfermarte o matarte”

En medio de una gran población de vacunados, muchas personas pueden experimentar supuestos efectos no atribuibles a la dosis. Se hizo viral, por ejemplo, el vídeo de una enfermera que se desmayó minutos después de recibir la vacuna de Pfizer/BioNTech. Luego se descubrió que padece el síncope vasovagal que provoca eventualmente desmayos ante diversos estímulos. Ya está demostrado que los efectos adversos son leves.

“Con la vacuna te implantan un chip de rastreo”

Aparte del componente principal (ARN mensajero), la vacuna solo tiene sales, lípidos y azúcares. Toda la especulación se basa en un video donde Bill Gates habla de la posibilidad futura de usar certificados digitales con algunas vacunas. En la actualidad es imposible la implantación de un chip con una vacuna.

“Las vacunas pueden modificar nuestro genoma”

El ARN mensajero que se utiliza en las nuevas vacunas no tiene posibilidades de afectar o integrarse a nuestro ADN.

 “Las vacunas contienen células de fetos”

Ninguna de las vacunas contiene células de embriones o fetos abortados, tal como aseguran en videos que circulan por redes sociales.

“La vacuna puede contagiar el COVID-19”

Las vacunas solo utilizan ciertos genes o proteínas del virus y por lo tanto, no existe la posibilidad de que podamos infectarnos.

“Si nos vacunamos podemos quedarnos estériles”

No hay evidencias científicas ni razones para sospechar que ni el virus ni la vacuna puedan tener tal efecto.

“Las vacunas no sirven porque el virus está mutando”

Las mutaciones y variantes son esperables y van a seguir apareciendo. Hasta el momento las vacunas siguen siendo altamente efectivas ante tales mutaciones. Es posible que eventualmente una mutación conduzca a una reducción de la efectividad. De ser así, las vacunas pueden actualizarse con relativa rapidez.

Y por último…

Recuerda que la vacuna no es la solución definitiva. Aunque te hayas vacunado, no puedes tener certeza completa sobre la posibilidad de que transmitas el virus a otras personas. Está claro que pueden prevenir los síntomas de la COVID-19, especialmente los más graves, pero no evitan la infección. Por lo tanto, hay que mantener las medidas de prevención.

Newer Post

Leave A Comment